Un tesoro en el corazón del Sáhara


Por Sergio Súarez, arquitecto y coordinador técnico de Habitafrica en Mauritania.

Hemos oído hablar mucho de Historia de Europa y bastante menos de Historia Africana, pero esas historias que siempre sorprenden con más fuerza son las compartidas entre las dos orillas, aquellas donde las fronteras se diluyen y el hecho en sí gana protagonismo.

Nouadhibou, es la segunda ciudad más grande de Mauritania. Esta situada en un enclave estratégico en la costa, cerca de la frontera con el Sáhara Occidental. A principios del siglo pasado, los franceses promovieron la construcción de un enclave con carácter eminentemente militar en la parte sur de la ciudad actual. Este hecho puso el lugar en los mapas…europeos.

Ya antes los pescadores canarios faenaban en estas costas, mucho antes de aquel primer fuerte, y habían establecido relaciones comerciales más o menos estables con los habitantes de la región.

Pero esta es historia para otro día… Hoy traspasaremos desde aquí no sólo la frontera española, sino la de muchos otros países del mundo.

Volvemos a la Nouadhibou de principios de siglo XX…el asentamiento continúa creciendo y se convierte en un enclave estratégico para el incipiente transporte aéreo. En ese tiempo, Latécoère, compañía de aviación francesa para las colonias establece en la ciudad una escala en su ruta hacia Dakar.

Uno de los pilotos de aquella compañía era Antoine de Saint-Exupéry, un hombre que, por su oficio, traspaso innumerables fronteras en vida y continua haciéndolo tras su desaparición, hace más de sesenta años, a través de su famoso libro “El principito”.

Esta hermosa historia, supuestamente para niños, ha sido traducida a más de cien idiomas y gracias a su sencillo lenguaje ocupa un lugar en las estanterías de todos los que alguna vez nos hemos propuesto aprender francés. ¡¡Qué más bella manera de romper fronteras que a través de un cuento!!

Aunque su libro vio la luz tiempo después de la primera experiencia africana, fue durante las escalas en el fuerte francés de la antigua Port Ettiene, cuando el piloto encontró sus primeros momentos para la escritura.

Sin entrar en las leyendas que circulan sobre la inspiración del famoso libro, el paisaje místico, casi extraterrestre, que define años más tarde, tiene mucho del desierto, de la arena que cubre los interminables paisajes del Sáhara, también aquí en Mauritania.

Esta pequeña historia, desconocida el gran publico, incluso para muchos habitantes de la ciudad actual, descubre de que manera tan insospechada pero a veces tan hermosa las vivencias humanas, los recuerdos, diluyen las fronteras de los mapas, entre realidades aparentemente tan distantes.

Ahí van algunas fotos del estado actual de la mansión en la que Saint-Exupéry se hospedaba cuando pasaba por aquí y que es el patrimonio construido de esta historia.


Un saludo a todos y ¡atención a los baobabs!

 

Mitos sobre las migraciones

En Habitafrica estamos realizando un proceso de reflexión interna sobre lo que supone para nosotros la estrategia de Migraciones y Desarrollo. Para ello, invitamos a algunos amigos y colaboradores como Mathieu Lafréchoux, director de operaciones y partenariados de GRDR, una ONG francesa, socia de la Red Europea de Migraciones y Desarrollo EUNOMAD

Aquí algunos de los tópicos que nos vino a desmontar sobre este tema:

Se dice que:

  •  “La población del norte dice que no podemos acoger toda la miseria del mundo”, pero las migraciones internacionales conciernen a los más ricos de los pobres: se necesita redes, dinero, formación, etc. para realizar el proceso migratorio. Por otro lado, la población en el norte tiene una propensión a migrar 2 veces más grandes que en el Sur. En todo caso, es una parte de dicha miseria
  •  “Los costes de la migración son demasiados grandes”. Los países del Norte son netamente beneficiarios de las migraciones internacionales: la migración en España contribuye a 0.5% del PIB
  •  “Es posible impedir la inmigración aumentando las fronteras y los controles migratorios”. Estas medidas no impiden la migración, pero si incrementan los riesgos: desde 1988 han muerto 17 mil personas en las fronteras europeas (cifras similares a una guerra)
  •  “El desarrollo va a frenar las migraciones”. La historia demuestra que el desarrollo anima la migración. La primera motivación para la migración es social y cultural. Lo económico viene en segundo plano, y el desarrollo supone transferencia de ideas, genera apertura intelectual, voluntad de movimiento, etc.
  • “Los migrantes tienen la responsabilidad de desarrollar su país”. No es su responsabilidad, sino de los estados y del funcionamiento de la sociedad actual. Por otro lado, esta idea preconcebida estigmatiza a las personas, pues se define su identidad únicamente respecto a la localización de origen
  • Importante: el migrante lo es sólo durante el tiempo que está en movimiento, después es ciudadano, consumidor, habitante, ¡y no migrante!
  • A pesar de eso, y aunque es contradictorio, el migrante es un foco de desarrollo de su país de origen, y llega a tener un impacto mayor que los estados y ONG. Al mismo tiempo, en el lugar que vive, es un embajador de su país de origen.

En todo caso, es un debate muy apasionado, que hay que llegar a decisiones aunque sea temporales, para seguir cuestionándose, debatiendo y posicionándose.

¿Qué opináis vosotros?