Nuestra visión de los microcréditos en África

Ordenación territorial y planificación urbana son nuestra especialidad como organización de cooperación. Pero también implementamos actuaciones con fondos rotatorios gestionados por las asociaciones con las que colaboramos, que suelen ser instituciones microfinancieras reguladas que potencian estos fondos. Por tanto, nuestra labor es la de crear un sustrato o refortalecer un entorno mínimo que permita que la comunidad pueda por sí misma desarrollarse.

En esta filosofía de trabajo, el desarrollo de un entorno microfinanciero es un elemento vital a promover y financiar de modo perenne en estas actuaciones. De esta manera, nuestra misión es en muchos casos la de generar una primera confianza básica para que, en una comunidad que ha sido azotada por la guerra y los desplazamientos forzados (como son el caso de Angola y Mozambique) o en comunidades limitadas por su escasez de recursos (Senegal, Mali, Niger), así como en entornos y sociedades más próximas y desarrolladas pero con importantes bolsas de pobreza como las de Marruecos, aparezcan, crezcan y posteriormente se fortalezcan unos hábitos, un saber hacer, un conocimiento, una educación DE LA SOCIEDAD en la gestión de herramientas financieras, tanto de crédito como de ahorro.

Nuestra misión en estos lugares no es, en la mayoría de los casos, la constitución de entidades microfinancieras de gran volumen de cartera, ni de perseguir ratios de eficiencia económica especialmente significativos. Más al contrario, y sin restar importancia a los objetivos anteriores, nuestra misión es crear un entorno seguro para la residencia, el trabajo, la educación, la salud y también la producción e intercambio de bienes y servicios como elementos básicos de la vida humana.

Ahora la producción y comercio básicos están también necesitados de financiamiento en condiciones de riesgo e incertidumbre elevadas. Estas condiciones de riesgo e incertidumbre no garantizarían en un primer momento la implantación sostenible de una entidad de micro finanzas al uso,  pero si la puesta en marcha de fondos rotatorios donde la base de garantía es la propia comunidad, la confianza en la misma y en sí misma, y es en esta tarea donde es imprescindible la labor de los agentes sociales. Una especie de agente de crédito en un fase inicial, con ratios de número de clientes significativamente reducidos y menos rentables, dado que su principal labor es promover y sembrar la confianza entre los habitantes del barrio, formarlos en unos hábitos nuevos de crédito y de ahorro,  favorecer su crecimiento social y personal para, de esta manera, posibilitar el desarrollo económico, de sus unidades familiares; siendo estas unidades económicas las que posteriormente sustentarán el desarrollo de estos barrios y países; constituyéndose estas familias en los verdaderos motores de estas economías en desarrollo.

Puestos de comercio minorista en un mercado informal en el barrio de Damba María- Benguela (Angola)

En este sentido queremos destacar como ejemplo el caso del barrio de Damba Maria, en la ciudad de Benguela, (Angola). Éste es un barrio en el que Fundación Habitafrica lleva trabajando casi 10 años desde la finalización de la guerra civil que ha asolado el país después de su independencia, y donde hemos promovido en un entorno de antiguos desplazados servicios de ordenación territorial, educación y desarrollo económico, con agentes sociales que han desenvuelto las actividades de microcrédito entre los entes económicos del barrio con tasas de reembolso superiores al 98% y que en este momento estamos trasladando a la propia comunidad con un horizonte de sustentabilidad  económica.

Esta es la realidad que queremos destacar: trabajando en sectores básicos del ámbito microeconómico podemos promover la creación de un activo básico en cualquier economía, la CONFIANZA intrínseca de sus propios miembros ciudadanos, y por tanto en el desarrollo social de los mismos en países en desarrollo y en sectores de desfavorecidos y/o excluidos en economías desarrolladas con el objeto de hacerlos autosuficientes en todos los sentidos,  también el económico.

Artículo elaborado por José María Matellán, responsable de microcréditos en Habitafrica

Comparte
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Yahoo! Buzz
  • Print
  • email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>