Mitos sobre las migraciones

En Habitafrica estamos realizando un proceso de reflexión interna sobre lo que supone para nosotros la estrategia de Migraciones y Desarrollo. Para ello, invitamos a algunos amigos y colaboradores como Mathieu Lafréchoux, director de operaciones y partenariados de GRDR, una ONG francesa, socia de la Red Europea de Migraciones y Desarrollo EUNOMAD

Aquí algunos de los tópicos que nos vino a desmontar sobre este tema:

Se dice que:

  •  “La población del norte dice que no podemos acoger toda la miseria del mundo”, pero las migraciones internacionales conciernen a los más ricos de los pobres: se necesita redes, dinero, formación, etc. para realizar el proceso migratorio. Por otro lado, la población en el norte tiene una propensión a migrar 2 veces más grandes que en el Sur. En todo caso, es una parte de dicha miseria
  •  “Los costes de la migración son demasiados grandes”. Los países del Norte son netamente beneficiarios de las migraciones internacionales: la migración en España contribuye a 0.5% del PIB
  •  “Es posible impedir la inmigración aumentando las fronteras y los controles migratorios”. Estas medidas no impiden la migración, pero si incrementan los riesgos: desde 1988 han muerto 17 mil personas en las fronteras europeas (cifras similares a una guerra)
  •  “El desarrollo va a frenar las migraciones”. La historia demuestra que el desarrollo anima la migración. La primera motivación para la migración es social y cultural. Lo económico viene en segundo plano, y el desarrollo supone transferencia de ideas, genera apertura intelectual, voluntad de movimiento, etc.
  • “Los migrantes tienen la responsabilidad de desarrollar su país”. No es su responsabilidad, sino de los estados y del funcionamiento de la sociedad actual. Por otro lado, esta idea preconcebida estigmatiza a las personas, pues se define su identidad únicamente respecto a la localización de origen
  • Importante: el migrante lo es sólo durante el tiempo que está en movimiento, después es ciudadano, consumidor, habitante, ¡y no migrante!
  • A pesar de eso, y aunque es contradictorio, el migrante es un foco de desarrollo de su país de origen, y llega a tener un impacto mayor que los estados y ONG. Al mismo tiempo, en el lugar que vive, es un embajador de su país de origen.

En todo caso, es un debate muy apasionado, que hay que llegar a decisiones aunque sea temporales, para seguir cuestionándose, debatiendo y posicionándose.

¿Qué opináis vosotros?