¿Cómo es y cómo vive la crisis la migración marroquí en España?

Por Ana Lirola, responsable del proyecto de migraciones de Habitafrica en Alhucemas

El pasado 27 de febrero participé en una jornada organizada por la Fundación Tres Culturas en su sede de Sevilla. Se trataba de la presentación del avance de un estudio centrado en la caracterización, ubicación y segmentación de los flujos migratorios procedentes de las provincias del norte de Marruecos y con destino a Andalucía. Al acto acudimos una treintena de personas pertenecientes a asociaciones pro y de inmigrantes en Andalucía, además de otras personas interesadas en la temática.

Con el objetivo de contrastar las primeras conclusiones obtenidas con las entidades representativas de la sociedad civil, para integrar nuestras reflexiones en las conclusiones finales de este primer estudio, el equipo de Andaira, encargada de la coordinación y  dinamización de este proyecto, dividió la jornada en dos partes:

-          La presentación del estudio de Flujos migratorios entre las provincias del Norte de Marruecos y Andalucía, cuyo trabajo de campo se ha basado en 118 entrevistas realizadas en 9 provincias de Marruecos: Tetuán, Tánger, Nador, Alhucemas, Oujda, Beni Mellal, Fez, Meknes y Kenitra.

-          Trabajo en grupos a través de la metodología DAFO, para el análisis y la reflexión sobre dos cuestiones bastantes amplias: los proyectos de codesarrollo implementados desde Andalucía con el Norte de Marruecos y el impacto de la crisis en la población inmigrante procedente del Norte de Marruecos y afincada en Andalucía.

En cuanto a las conclusiones del estudio , me resulta imposible resumir en este espacio todos los datos que se aportaron sobre las razones para salir de Marruecos y llegar a Andalucía, el perfil de los migrantes de origen marroquí, las expectativa, el impacto de la crisis, las remesas, el retorno, las intervenciones de codesarrollo, etc. Sin embargo, me gustaría compartir con vosotros algunas cuestiones para la reflexión:

-          El saldo migratorio de ciudadanos marroquíes por el momento está equilibrado, pero se prevé un posible retorno masivo, debido al impacto de la crisis económica y financiera sobre este grupo de población.  Sin embargo, en Marruecos no hay mecanismos de acogida previstos. A pesar de que la crisis está impactando de manera más cruel en la población migrante y que, por tanto, este grupo de población está sufriendo con mayor crudeza sus consecuencias, y si aún así,  el retorno de los migrantes marroquíes aún es bastante contenido… ¿Cómo son las condiciones de vida de estas personas en Marruecos para que quieran abandonar su país ?

-          Aumentan considerablemente las remesas invertidas, es decir, que ahora son los inmigrantes los que tienen que recibir ayuda económica de sus familiares de Marruecos. Mientras que una de las razones principales para migrar es huir de la pobreza y ayudar a la familia, ahora resulta que es la familia de Marruecos la que tiene que ayudar al  emigrante…Paradójico, ¿no os parece?

-          Los retornados o migrantes que deciden volver a su país de origen se enfrentan al fracaso social, puesto que no han conseguido lo que pretendían cuando iniciaron su proyecto migratorio, y a un doble desarraigo, ya que se encontraron con dificultades para la adaptación en España y se volverán a encontrar con estas dificultades en su propio país al regresar tras varios años viviendo fuera. ¿Habéis oído hablar del síndrome de Ulises?

-          ¿Es la primavera árabe una oportunidad o una amenaza? Mientras que algunos sostenían que era un proceso positivo  para otros, los resultados inmediatos de esas revoluciones no están teniendo como consecuencia una mejora de las condiciones de vida en esos países, al menos de momento.

-          Y la crisis, ¿Es una oportunidad o una amenaza? Igualmente sobre esta cuestión había opiniones encontradas: para algunos era un oportunidad en tanto en cuanto el voluntariado está aumentando, la información se está extendiendo y se están poniendo en marcha estrategias cada vez más ingeniosas para aprovechar y obtener recursos; para otros, sin embargo, la crisis de momento solo estaba sirviendo para potenciar lo peor de la sociedad capitalista y para debilitar a la sociedad civil y su capacidad de ejercer de mecanismo de control y de presión.

De ruta con la unidad de atención a la infancia en Marruecos

Jóvenes a los que atiende la unidad de antención de la infancia en Agadir

Por Beatriz de la Calle, técnica de proyectos de Habitafrica en Marruecos

Este mes he vivido en Marruecos experiencias que no hubiera imaginado. Habitafrica está ejecutando  un Convenio de protección de la Infancia en este país y entre sus componentes está  el trabajo con las asociaciones. Ahí entra en primera línea de juego ANIR una de las organizaciones marroquíes trabaja directamente con niños de la calle y  en mediación familiar al sur del país; en Agadir.

Uno de los objetivos del proyecto además es  la puesta en marcha de un circuito de intervención bien estructurado y accesible para la protección de la Infancia que abarque  a todos los actores que actúan de una forma coordinada cuando se da una situación de abuso o violencia a un menor. Un amplio elenco que va desde el juez de menores, asociaciones,  personal sanitario , policía, todos aquellos que pueden detectar casos de abuso contra los niños.

Entre los aspectos más novedosos del proyecto es la mediación familiar para lograr que los niños que han abandonado su hogar y ahora están en la calle puedan reintegrarse en su entorno familiar. Un reto sin duda complejo ya que las causas del abandono o “huída” suelen ser muy diversas. También se aborda el tema del abandono escolar intentando, siempre que se pueda , reinsertar al niño  en el sistema educativo formal, mediando  con la familia y desgranando las causas que han llevado al niño a dejar la escuela.

ANIR  acompaña a los niños  de la calle a través de una Unidad Móvil. El otro día tuve la fortuna de hacer  una salida con ellos.   Desafortunadamente, pude comprobar “in situ” las condiciones en las que viven las familias de niños de la calle y que  podrían ser calificadas  como  “infrahumanas”.  Curiosamente, Agadir es una  ciudad turística de renombre internacional,  conocida  como el “Marbellla” de Marruecos, y ahí mismo nos encontramos con un  contraste brutal, desgarrador e inesperado. Las casas que visitamos, o más bien los habitáculos en el que viven estas familias son espacios sin ventanas, de cemento, sin ningún mueble salvo la  eterna televisión que tanto les  hace soñar con una vida en Europa….. Por supuesto todo en un estado deplorable.

Una de las visitas que más sobrecogida me dejó fue el caso de Yucef. Resulta que este niño  es uno de los alumnos más aventajados de su colegio pero su familia andaba bastante preocupada porque había dejado de asistir a clases y había cambiado su indumentaria. Ahora vestía largas djellabas y acudía mucho a la mezquita. Alarmada, la familia, acudió a Mimiz, el educador social de la Unidad Movil , persona muy querida  en el barrios porque lleva colaborando años en numerosas asociaciones. Mimiz logró hablar con Yucef quien terminó por reconocer que los salafistas estaban interesados en él y le había invitado en varias ocasiones a la mezquita. El caso de Yucef no es un caso aislado; la mitad del barrio está gestionado por los salafistas. Finalmente se comprometió a volver a la escuela y cerró el trato con un apretón de manos y un abrazo a Mimiz.

Pero a veces hay historias bonitas. Como la de los dos hermanos Ahmed y Ismael de unos 8 ó 10 años que vimos cenando al lado del Mc Donalds. Nos aseguraron que estaban tomando su medicación para la tuberculosis . Les vi alejarse cogidos de la mano, medio abrazados,  compartiendo su hamburguesa, cuidando el uno del otro, protegiéndose en su medio que es la calle.  Y pensé que nuestro trabajo, aunque pequeño, podía servir de algo.

Esa noche me costó conciliar el sueño, pero al mismo tiempo estaba admirada del trabajo que hacen los educadores de la Unidad Móvil. He querido escribir este texto para que su trabajo, humilde, duro y poco conocido, reciba también vuestra admiración.

 

Plantación de arboles en Nouadhibou

Por Sergio Suarez, técnico de Habitafrica en Mauritania

Como parte de uno de los proyectos que realizamos en Nouadhibou, Mauritania, nuestro compañero Moussa Kane ha gestionado la plantación de árboles en el barrio de Hay Madrid. Para esa labor ha contado con la colaboración espontanea pero inestimable de muchos niños y niñas en el barrio.

Desde la  ilusión con la que es recibida cualquier actividad que suponga una rotura con la rutina, los niños y niñas acompañaron la plantación de árboles, la colocación de protecciones, la supervisión de lo plantado durante dos meses.

Entre todos esos árboles plantados, algunos quizá no llegue a levantar un metro del suelo, otros quizá darán sombra por años pero todos ellos habrán valido a la silenciosa misión de despertar la sensibilidad en los más jóvenes.

El recuerdo infantil de un árbol plantado supera con creces cualquier objetivo perseguido.

Un niño que planta un árbol, no pierde la ilusión de verlo crece delante de su puerta; de esa manera, aprende a cuidarlo un poco más cada día mientras toma conciencia sobre su medio ambiente.

——————————————————————————————————————–

Planter un arbre.

Dans le cadre d´un de nos projets à Nouadhibou, la Mauritanie, notre collègue  Moussa Kane a géré la plantation d’arbres dans le quartier de Hay Madrid. Pour cette tache il a bénéficié de la spontanée mais précieuse collaboration des enfants du quartier.

Avec l’enthousiasme avec lequel toute activité extraordinaire est reçu, les enfants ont rejoint la plantation des arbres, le placement de la protection, la surveillance de ce planté depuis deux mois.

Parmi tous ces arbres plantés, certains ne pourraient pas pousser, d’autres vont fournir de l’ombre pendant des années, mais tous auront réussi à la mission silencieuse de sensibiliser les jeunes.

Le souvenir d’enfance d’un arbre planté emporte de loin sur n’importe quel objectif.

Un enfant qui plante un arbre, ne perds pas espoir de le voir grandir devant sa porte, de cette façon, il apprend à en prendre soin chaque jour pendant il prend conscience de leur environnement.

Las fotos del reportaje han sido tomadas por nuestro compañero Moussa Kane

 

 

La dignidad de un baño limpio

Por Idoia Oneca, responsable de habitabilidad de Habitafrica

Los días 30, 31, 1 y 2 de junio, como  coordinadora de los proyectos hábitat de la Fundación, asistí a la parte práctica del curso formativo de “Agua, Saneamiento e Higiene en la Acción Humanitaria” del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH), en la sierra de Madrid. El acceso al agua, el saneamiento  y la higiene en África es uno de los retos fundamentales a los que nos enfrentamos en cada país donde trabajamos.

Este curso, de 100 horas on line,  cuenta con 30 horas extras presenciales donde se aplica en casos prácticos todo lo aprendido y de una manera muy integral: se identifica el mejor sistema de captación de agua y se realiza su diseño, así como la potabilización y posterior distribución, se hacen letrinas y se conocen las diferentes bombas de agua. 

Aunque el curso está muy enfocado a la ayuda humanitaria y campamentos de emergencias, todo esto es muy útil también para los proyectos de desarrollo. De hecho, la mayor parte de los integrantes del curso trabajaban en este sector.

Además de conocer estos sistemas que siempre aplicamos en los proyectos, de primera mano, se ha dado especial hincapié a la participación de los beneficiarios y la promoción de higiene, quedando claro que, tanto si se trata de un proyecto de desarrollo, como de uno de emergencia, si estas dos componentes no existen, el proyecto va a fracasar.

Fue un curso muy útil que además estuvo altamente enriquecido con las muy diferentes experiencias de las personas que asistimos a él.

Os dejamos un interesante vídeo que pretende ponernos a todos y todas en la piel de lo que ocurre cuando no tienes un baño limpio. ¿A qué es terrible?

En África, no sólo se disfruta la Eurocopa

Por Ana Fonseca, coordinadora de Habitafrica en Angola

En el ámbito del Convenio financiado por AECID, y encuadrado en la promoción y dinamización de actividades de ocio y tiempo libre para los jóvenes del barrio de Damba María (Angola), Habitáfrica promueve la organización de un torneo interescolar en colaboración con las 4 escuelas del barrio. El evento transcurrió en las últimas semanas y terminó el pasado sábado, día 16 de Junio, con la final entre equipos femeninos y masculinos. El éxito está a la vista con estas fotografías.

En un momento en el que toda la atención deportiva está puesta en el Euro 2012 y se apuestan cervezas sobre quién será el próximo campeón europeo, el barrio de Damba María en Benguela, hierve de vida con el torneo interescolar femenino y masculino. Moneda al aire y todos somos ganadores. Se aplaude la pericia de los remates a puerta, los regates al estilo Messi, la pérdidas de balón y los remates al poste: al final lo que importa es el placer de jugar al fútbol. Todos invitados para inmortalizar el momento: se dan codazos, posan, los equipos se mezclan (¿eres del Barça, eres del Real Madrid, del Benfica o del Sporting? ¿qué importa?): en el momento del click se repite al unísono “PA-TA-TA”. Y todo el mundo ríe mientras piden que les saquen otra foto más.

 

¿Por qué no hemos acabado con la pobreza en África?

Hace unos meses organizamos en Madrid un encuentro entre ONG, universidades, entidades públicas y expertos en cooperación internacional sobre África. Fue una buena ocasión para encontrarnos todas aquellas personas que trabajamos en cooperación con África. El debate fue intenso, y estuvo animado por el profesor Mbuyi Kabunda, que analizó con un discurso provocador por qué llevamos casi cincuenta años haciendo cooperación con África y todavía no hemos acabado con la pobreza. Las ONG españolas y africanas que participamos en el encuentro, también hablamos de las lecciones aprendidas y de los retos que nos quedan por conseguir, y la conclusión fue unánime: No puedes dar con la mano de la cooperación internacional lo quq quitas con políticas migratorias, comerciales o militares o medioambientales destructivas para África.

Dejamos aquí un vídeo de unos 20 minutos que resume el encuentro. Os animamos a ir saltando los ponentes según sea vuestro interés.

Fuerza de mujer en Níger

Por Beatriz de la Calle, desde Niamey

Níger es uno de los países más “auténticos” que he tenido la suerte de conocer en África. Situado en el corazón del Sahel nada  más bajar del avión te ves envuelta  por el viento caliente del desierto, el harmattan , que sopla en la época seca  de octubre a junio,  y por un intenso calor propio de esta zona geográfica. Una vez en la ciudad, Niamey, enseguida te dejas invadir  por la amabilidad de su gente, y por sus bulliciosos mercados impregnados de olor y color. Sin embargo aquí la vida  resulta muy tranquila y en gran parte se explica por  al carácter pacífico de los nigerinos. Siendo uno de los países más pobres del mundo, a penas se registran robos o asaltos.

El mercado es uno de los sitios más emblemáticos de Niamey donde puedes pasearentre los puestos sin  buscar nada en concreto, dejándose guiar por los sentidos. Muchas veces  los niños y las niñas se acercan y te rodean llamándote  “anassara” ”anassara ”;esta es una de las primeras palabras que aprendí al llegar cuyo significado original es “infiel” pero aquí lo utilizan para referirse a los blancos. A veces es difícil abrirse camino entre la multitud de niños/as, vendedores ambulantes y minusválidos  que te suplican que les des algo. Esta es la parte más dura de la sociedad nigerina: la extrema pobreza . No hace falta moverse de la capital para darse una cuenta de la cantidad de gente que sufre por este motivo. En cada semáforo hay niños, mujeres y ancianos pidiendo. Lo peor es en la época seca cuando la gente del campo viene a la ciudad para intentar subsistir y viven de la caridad. Es una imagen desoladora. En HABITAFRICA buscamos paliar y combatir esta situación. Para ellos contamos con ONG nigerinas como ADIDB,  ADD o ADL. Como ellos, muchos nigerinos y nigerinas sueñan con un Niger próspero y autosuficiente. Nosotros, HABITAFRICA, acompañamos y fortalecemos las estrategias  ya puestas en marcha por ellos.

Nuestro trabajo en estos momentos, debido a la amenaza terrorista de AQMI (Alqueda del Magreb Islámico),  se ve reducido a la capital, Niamey,  y a su periferia. Una periferia compuesta por  numerosas pequeñas aldeas y  barrios  donde los principales medios de subsistencia son la agricultura y el pequeño comercio. Otra cosa que no quisiera olvidar mencionar es que la peor parte de la pobreza,  se la llevan las mujeres. Cada mujer tiene una media de 7 hijos, y se enfrenta a situaciones de discriminación diarias en cuanto al acceso y disfrute  de los recursos. Esto es una de las experiencias más duras para mí en Niger: ver en qué condiciones viven muchas mujeres sobre todo en la periferia zona eminentemente rural. Allí es donde se desarrollan todos nuestros proyectos. Las protagonistas de los mismos, son sobre todo ellas con las que  he podido conocer un poco más de la sociedad nigerina.

Cuando la situación de seguridad me lo permite, me desplazo con el equipo del proyecto al barrio de SAGA, para realizar una visita a las mujeres de las cinco cooperativas que se dedican a la producción de jabones naturales. Allí las mujeres no sólo se reúnen para la elaboración de estos jabones sino que también es un espacio de reunión entre ellas donde intercambian ideas, vivencias, y donde definen juntas planes de futuro. Debido a la barrera lingüística, ( a pesar de ser un país francófono sólo hablan  francés aquello/as que han ido a la escuela. El índice de analfabetismo asciende a 85% ) me comunico con la mayoría de ellas a través de nuestra animadora  Binta que ejerce de traductora. Casi ninguna ha ido al colegio por lo que sólo unas pocas hablan francés siendo el zerma y el haussa su lengua materna. Cuando hablo con ellas  me cuentan que ahora se sienten felices porque pueden traer dinero a su casa,  obtenido de la venta de estos jabones, y comprar así más alimentos o ropa para sus hijos .Se sienten orgullosas de contribuir a la economía doméstica y a la vez también más respetadas por los miembros de sus familia .Transmiten mucha alegría; desde lejos puedes  oír sus carcajadas. El proyecto les ha donado 2 molinos y 1 peladora de arroz del que obtienen beneficios cada vez que lo utiliza una persona del barrio. Este dinero va a la Unión de Cooperativas y ellas mismas lo gestionan. Otro de los aspectos del proyecto es que se han fortalecido sus capacidades  a través de formaciones en transformación de productos agroalimentarios y en producción de jabones. Tras la formación ahora las mujeres son capaces de producir sus propios productos y venderlos en el mercado de la zona. Yo misma soy consumidora de estos jabones naturales que me reservan casi todas las semanas. En cuanto me ven esbozan una enorme sonrisa y me señalan mi pequeño paquete con jabones. Estas  mujeres  han elaborado estrategias para salir de su situación de pobreza y  unidas (han formado una Unión de Cooperativas) van cobrando cada vez más fuerza en el barrio donde  la mayoría de las actividades comunitarias son organizadas por ellas (bodas, festejos,…)

Ya de vuelta a la oficina, casi siempre nos topamos con un atasco en medio del mercado especialmente atestado de gente apresurada por hacer sus compras. Si hay suerte no tendremos corte de luz y podré escribir estas líneas, si no, saldré fuera y allí con la luz del día y mi cuaderno trazaré el planning de la semana esperando que el corte de luz no dure más de una hora. O me sentaré fuera para mirar como los chicos del barrio juegan al futbol en la plaza vitoreados por los vecinos que cuando cae la noche  siempre se reúnen fuera de sus  casas alrededor de un televisor para ver la telenovela del momento. No despegan su mirada de la pantalla y se puede oír la telenovela india traducida al francés por todo el barrio. Y es que esto también es Niger: niños riendo, vecinos reunidos siempre conversando, gente celebrando alguna boda o bautizo .Nadie parece estar solo.