¿Cómo es y cómo vive la crisis la migración marroquí en España?

Por Ana Lirola, responsable del proyecto de migraciones de Habitafrica en Alhucemas

El pasado 27 de febrero participé en una jornada organizada por la Fundación Tres Culturas en su sede de Sevilla. Se trataba de la presentación del avance de un estudio centrado en la caracterización, ubicación y segmentación de los flujos migratorios procedentes de las provincias del norte de Marruecos y con destino a Andalucía. Al acto acudimos una treintena de personas pertenecientes a asociaciones pro y de inmigrantes en Andalucía, además de otras personas interesadas en la temática.

Con el objetivo de contrastar las primeras conclusiones obtenidas con las entidades representativas de la sociedad civil, para integrar nuestras reflexiones en las conclusiones finales de este primer estudio, el equipo de Andaira, encargada de la coordinación y  dinamización de este proyecto, dividió la jornada en dos partes:

-          La presentación del estudio de Flujos migratorios entre las provincias del Norte de Marruecos y Andalucía, cuyo trabajo de campo se ha basado en 118 entrevistas realizadas en 9 provincias de Marruecos: Tetuán, Tánger, Nador, Alhucemas, Oujda, Beni Mellal, Fez, Meknes y Kenitra.

-          Trabajo en grupos a través de la metodología DAFO, para el análisis y la reflexión sobre dos cuestiones bastantes amplias: los proyectos de codesarrollo implementados desde Andalucía con el Norte de Marruecos y el impacto de la crisis en la población inmigrante procedente del Norte de Marruecos y afincada en Andalucía.

En cuanto a las conclusiones del estudio , me resulta imposible resumir en este espacio todos los datos que se aportaron sobre las razones para salir de Marruecos y llegar a Andalucía, el perfil de los migrantes de origen marroquí, las expectativa, el impacto de la crisis, las remesas, el retorno, las intervenciones de codesarrollo, etc. Sin embargo, me gustaría compartir con vosotros algunas cuestiones para la reflexión:

-          El saldo migratorio de ciudadanos marroquíes por el momento está equilibrado, pero se prevé un posible retorno masivo, debido al impacto de la crisis económica y financiera sobre este grupo de población.  Sin embargo, en Marruecos no hay mecanismos de acogida previstos. A pesar de que la crisis está impactando de manera más cruel en la población migrante y que, por tanto, este grupo de población está sufriendo con mayor crudeza sus consecuencias, y si aún así,  el retorno de los migrantes marroquíes aún es bastante contenido… ¿Cómo son las condiciones de vida de estas personas en Marruecos para que quieran abandonar su país ?

-          Aumentan considerablemente las remesas invertidas, es decir, que ahora son los inmigrantes los que tienen que recibir ayuda económica de sus familiares de Marruecos. Mientras que una de las razones principales para migrar es huir de la pobreza y ayudar a la familia, ahora resulta que es la familia de Marruecos la que tiene que ayudar al  emigrante…Paradójico, ¿no os parece?

-          Los retornados o migrantes que deciden volver a su país de origen se enfrentan al fracaso social, puesto que no han conseguido lo que pretendían cuando iniciaron su proyecto migratorio, y a un doble desarraigo, ya que se encontraron con dificultades para la adaptación en España y se volverán a encontrar con estas dificultades en su propio país al regresar tras varios años viviendo fuera. ¿Habéis oído hablar del síndrome de Ulises?

-          ¿Es la primavera árabe una oportunidad o una amenaza? Mientras que algunos sostenían que era un proceso positivo  para otros, los resultados inmediatos de esas revoluciones no están teniendo como consecuencia una mejora de las condiciones de vida en esos países, al menos de momento.

-          Y la crisis, ¿Es una oportunidad o una amenaza? Igualmente sobre esta cuestión había opiniones encontradas: para algunos era un oportunidad en tanto en cuanto el voluntariado está aumentando, la información se está extendiendo y se están poniendo en marcha estrategias cada vez más ingeniosas para aprovechar y obtener recursos; para otros, sin embargo, la crisis de momento solo estaba sirviendo para potenciar lo peor de la sociedad capitalista y para debilitar a la sociedad civil y su capacidad de ejercer de mecanismo de control y de presión.

Reflexiones tras varios encuentros sobre Migraciones

En el concreso de immigración de Almería

Por Ana Lirola, técnica de proyectos de Habitafrica en Alhucemas (Marruecos)

Hace unos días, tuve la oportunidad de participar en dos eventos que trataban sobre Migraciones: un Seminario organizado por la Fundación IEPALA en Málaga y un Congreso, organizado por la Universidad de Almería.

En el caso del Seminario de las Migraciones y los Derechos Humanos, el objetivo era poner en valor la diferencia como elemento enriquecedor de los pueblos y las personas. Para ello, se realizaron intervenciones sobre las migraciones en el contexto actual de crisis estructural y de recortes de derechos, además de que vimos pelis muy interesantes para estos temas (“Migrar o morir” y “Los invisibles”). Los allí presentes debatimos durante dos tardes sobre cuestiones tan importantes, en mi opinión, como: la multiplicidad de roles que tiene que asumir los inmigrantes como “extranjeros”, “trabajadores” o “ciudadanos”, etc.; el tipo de políticas públicas de ajustes que se viene implementando desde el inicio de la crisis y la legitimidad de los recortes en derechos para todos, incluidos los inmigrantes;  la necesidad de reconstruir conceptos como el de Democracia, Ciudadanía y Participación …Fue grato compartir con una treintena de personas de distintos ámbitos (universidad, tanto profesorado como estudiantes, entidades de inmigrantes, ONGDs, etc.) y distinto origen (ecuatorianos, marroquíes, españoles, etc.). Todos compartimos los mismos interrogantes, las mismas preocupaciones e incluso, las mismas propuestas: la necesidad de implementar políticas y actuaciones inclusivas y transformadoras dirigidas a una ciudadanía global. Pero al mismo tiempo, fue triste comprobar cómo una vez más, los políticos, aquellos que supuestamente tienen que responder a las demandas ciudadanas, sólo hicieron acto de presencia en el momento de inaugurar el evento.

En el seminario de Migraciones de Iepala

Con el entusiasmo un poco mermado, me fui de Málaga a Almería, para asistir al XIV Congreso de Inmigración. “Crisis económica. Nuevos retos en Intervención social”.

En este caso, además de participar tenía la misión contar la experiencia de Habitafrica con población subsahariana en tránsito (o más bien “tránsito forzoso”) en Marruecos y, particularmente en Rabat, mediante el proyecto realizado en  partenariado con la asociación marroquí Fundación Oriente Occidente.

En el Congreso se expusieron otras ponencias entre las que destacaría las siguientes:

  • Trabajadoras sexuales africanas: entre el estigma y la crisis
  • La presentación del proyecto europeo en el que participa la Universidad de Burgos, “Migrapass”. 
  • La Vulneración de los derechos en la externalización de la frontera sur de Europa. El caso de Marruecos y la migración de menores.

 

Además, se realizaron varias intervenciones sobre la Inmigración y la crisis económica, la interculturalidad en el sistema educativo, la renta básica como derecho para todos, inmigrantes incluidos y el enfoque intercultural para superar los obstáculos de la comunicación intercultural y se presentó en proyecto de fronteras exteriores POCTEFEX tanto la experiencia andaluza, a través del “Andalucía Integra” como las “Experiencias en el Trabajo Social con colectivos vulnerables en el Norte de Marruecos” a través de “Paralelo 36”.

Finalizado el Congreso y después de casi una semana debatiendo sobre las migraciones, mi nivel de entusiasmo estaba casi a ras del suelo…En este caso no había ni políticos ni inmigrantes… ¿Para qué sirve discutir sobre ciertas cuestiones si ni los afectados ni los que deben poner en marcha las soluciones asisten al debate?

De vuelta a Marruecos me he ido encontrando con varios artículos de prensa donde se trata la temática. A pesar de que en algunos se planteen cuestiones tan absurdas, en mi opinión, como ¿y ahora qué hacemos con 6 millones de inmigrantes? reflexionando sobre los eventos a los que asistí, me congratula constatar como desde muchos ámbitos se sigue pensando, investigando y escribiendo en positivo, sobre los procesos migratorios y se continúan planteando propuestas para  reducir la vulnerabilidad de los colectivos de migrantes, tanto en España como en Marruecos.

De todos es sabido que la migración es algo tan antiguo como la misma humanidad, como también sabemos que el mundo es cada vez más mestizo.

Considero que la cuestión es bastante sencilla, bastaría reconocer que un migrante es un ser humano, una persona que contribuye económica y socialmente a la sociedad en la que se instala y que, por tanto, debiera tener los derechos y deberes de todo ciudadano.

Os dejo aquí otros artículos que me han hecho reflexionar sobre la precariedad de los migrantes en esta crisis…….

Escondidos y apaleados por intentar entrar en España. Susana Hidalgo, 27 de octubre de 2012.
- La crisis golpea más duro a los inmigrantes  
- Más de 200 españoles al día emigran en busca de trabajo

Empatía

Recibimos estos días preocupantes noticias sobre la situación de los subsaharianos en la Valla de Melilla.  Algunos creen que es normal que haya vallas, que haya muros  y que se encierre a los inmigrantes en centros de internamiento por querer entrar en el país sin papeles. Suponen una amenaza. Para muchos, no hay lugar para los de fuera en un país con una tasa tan alta de paro, o con servicios sanitarios colapsados.

Pongámonos en su piel. Aquí os dejamos un vídeo que nos ayuda a la empatía. Está hecho, con ironía, para promocionar la inversión extranjera en Perú, un país que ha sido emisor de emigración y ahora acoge a muchos compatriotas españoles. Pero nos sirve para pensar estos días en los migrantes de Melilla. Tratemos a los demás, como mínimo, como nos gustaría que nos tratasen a nosotros.

Los rehenes de Melilla

Sara Prestianni da testimonio sobre la precaria situación de los subsaharianos en Melilla

Por Ana Lirola (técnica de Habitafrica en Marruecos)

El otro día, a través de la red MigraEurop, recibimos este documento gráfico de la infamia: Las fotos de “rehenes” de Melilla, un reportaje sobre la vida de la ciudad autónoma, 7 años después de los ” acontecimientos de Ceuta y Melilla “, cuando cientos de subsaharianos intentaron saltar la valla que separa África de Ceuta y Melilla.

La galería, realizada por la fotógrafa Sara Prestianni, nos muestra las precarias condiciones en las que viven estos inmigrantes, a la espera de ser expulsados o de dar el “gran salto” a Europa. No vienen en busca de sanidad, no vienen a robar, no quieren quitarnos las escuelas o las guarderías, sólo quieren una vida más digna que les aleje de la guerra, la pobreza o la explotación de recursos que la propia Europa realiza en sus países.

Como explica MigraEurop “las llegadas no disminuyen, ahora se hacen por el mar más que por la valla, y las condiciones de vida de los emigrantes han empeorado a causa de la prolongación del mantenimiento forzoso en este enclave. Acampados y encerrados a cielo abierto, muchos hacen malabarismos entre la muerte en las fronteras, las tentativas de salida, la esperanza y la espera de centenas de migrantes. Son rehenes de las políticas europeas que “encerrándoles” en Melilla, creen que hacen  política de disuasión, destruyendo vidas, dejándolas en el limbo de la espera”.

Resulta preocupante para nosotros el endurecimiento, los acosos y la violencia que están sufriendo estos colectivos en los últimos meses, que venimos observando desde Mauritania, Marruecos,o el propio territorio español. Para mostraros un ejemplo, aquí os dejamos un magnífico reportaje de Periodismo Humano sobre la situación de los congoleños, que se esconden para no ser deportados a un país donde se vulneran sistemáticamente los derechos humanos. ¿Deberían ser deportado cualquier persona para ser encerrada en una cárcel donde la gente está muriendo de inanición?

No podemos mirar para otro lado.

Premio

Si no apuestas, no ganas. El mes pasado decidimos presentar una de las fotos que teníamos sobre un proyecto en Senegal, hecha por el maravilloso artista Tomás de la Fuente, a un concurso de fotografía. Y ya nos habíamos olvidado cuando recibimos una llamada.

El jurado del I Certamen Fotográfico sobre Migraciones, celebrado en Bilbao en el marco del VII Congreso sobre Migraciones Internacionales en España, había elegido como fotografía ganadora la nuestra, que lleva el título ‘Entre dos orillas’.

Creemos que es una oportunidad para reflexionar sobre la imposibilidad de que los muros que puedan contener los sueños. Esperamos que la foto os guste tanto como a nosotros y que, por un momento, consiga poneros en la piel de este  hombre, asomado al abismo y así, entender un poco más a los que se encuentran en la otra orilla.

¿Quiénes somos, de dónde venimos y adónde vamos?

Aunque parezca una cuestión metafísica, nada más lejos.

Se trata de un nuevo proyecto de Habitáfrica que estamos llevando a cabo para conocer precisamente eso: quiénes somos, cuáles son las experiencias profesionales y asociativas de las personas con las que trabajamos tanto en España como en África; de dónde venimos, cuáles han sido sus recorridos migratorios o de sus familiares y adónde vamos, cuáles son sus expectativas de vida, de relación con origen o con sus parientes en otros países, etc.

Después de 15 años trabajando en el ámbito de las Migraciones y Desarrollo nos hemos dado cuenta de que los territorios se van cruzando, y la gente de “aquí” y de “allá” se mueve, o se ha movido, se cruza, vuelve, tiene parientes en uno u otro lado con los que mantiene lazos, … y que tenemos que incorporar toda esas experiencias en nuestra estrategia!

Gracias a la colaboración de dos estudiantes en prácticas de la Universidad de Granada, Sarah Fatemi y María José Venceslá y otra más de la Universidad Autónoma de Madrid, Sara Escrivá, en febrero se ha puesto en marcha el DIAGNÓSTICO CRUZADO MIGRACIÓN SENEGAL- ESPAÑA en el que se pretende recoger datos cuantitativos y cualitativos de las dinámicas de movilidad en dos zonas de Senegal en las que estamos trabajando (Dakar y la Casamance) y completarlo y cruzarlo con datos sobre personas senegalesas que viven en regiones donde trabajamos en España (Canarias, Andalucía y Madrid)

Esperamos que los resultados nos aporten muchas ideas y podamos apoyar proyectos que nos unan aún más a Senegal

Os iremos contando…

Se vienen los “nordacas”

 

Por Sergio Kñallinsky, un amigo de Habitafrica

(Por favor, leer en clave de humor)

Ante todo, como corresponde, queremos presentarnos. Somos Guido y Xenón, dos jóvenes argentinos preocupados. Preocupados por lo que vemos que está pasando en nuestro país, y sorprendidos ante la indiferencia de una gran mayoría que no quiere ver, o mira para otro lado.

Están llegando. Y vienen para quedarse. Comenzaron siendo decenas, hoy son cientos y pronto, si no hacemos algo, serán miles. Son Nordacas, pero nuestra Policía de Migraciones no los distinguen entre la multitud de turistas y visitantes. Españoles, portugueses, griegos, italianos, a los que se empiezan a agregar franceses y hasta algún inglés, que en cuanto traspasan el Aeropuerto desenvainan sus títulos de Arquitecto, Psicólogo, Odontólogo, Diseñador de páginas Web, etc., con la absurda pretensión de homologarlos y ejercer libremente en la Argentina. Aunque la gran mayoría termina en el cuentapropismo, cuando no en bares, restaurantes y otras tareas menores.

Y cuando decimos que vienen a quedarse, no nos referimos sólo a vivir. También quieren quedarse con los mejores empleos, oportunidades, viviendas, etc.

No es difícil identificarlos, con sus extraños horarios de comida (españoles almorzando a las cuatro de la tarde, ingleses cenando a las seis) y su acento altisonante y pretencioso. Detrás de esa apariencia de simpáticos, entradores, pintorescos si se quiere, muchas veces se esconde la no confesada intención de enganchar algún argentino o argentina para casarse y obtener más fácilmente la tan ansiada ciudadanía, que los equipara a los que nacimos e hicimos este país y les abre la puerta hacia todo el Mercosur.

Por qué pasa todo esto? Pensemos un poco. Por un lado, la crisis regional del llamado “Primer Mundo” los expulsa y, lógicamente, ven en la Argentina un destino lleno de oportunidades, bienestar y promisorio futuro. Si a ésto le sumamos nuestra generosidad, apertura y una política inmigratoria ingenua y blanda, el resultado no puede ser otro que una dificultad creciente para que nuestros jóvenes tengan el lugar que por derecho les corresponde.

Hoy, después de largos años de siembra y esfuerzo, los argentinos nos permitimos trabajar un poco menos y disfrutar de una cervecita con amigos en un bar, o aprovechar los nuevos feriados puente que simbolizan la llegada de un merecido período de cosecha.
Y, compatriotas, no nos engañemos. Cuando se intenta explicar la crisis se habla de burbuja inmobiliaria, decadencia del capitalismo social-demócrata, fracaso de la aventura fantasiosa del proyecto Euro, pero nada se dice de las razones más profundas, que nosotros sabemos más que nadie. Simplemente, no están acostumbrados a trabajar duro, de lunes a lunes, como lo hicimos nosotros a lo largo de muchas generaciones. Todo siempre les fue dado fácilmente, y hoy cumplen a rajatabla la Ley del Menor Esfuerzo.
Toda esta realidad nos acongoja y sufrimos al contemplar semejante diáspora. Pero es nuestra responsabilidad para con nuestros hijos y nietos pensar primero en nosotros y poner coto a esta situación.

Es por eso que queremos esbozar un plan con algunas simples medidas que sabemos serán para bien de todos.
1) Se construirá un nuevo Aeropuerto en Ezeiza, al que serán derivados los vuelos sospechosos de contener Nordacas entre sus pasajeros.
2) Para diferenciarlo del existente, deberá tener otro nombre. Proponemos el de Aeropuerto de Naipes.
3) El Departamento de Migraciones estará a cargo de un Cuerpo de Elite de la Policía Aeroportuaria, con profesionales debidamente formados para los interrogatorios que saquen a la luz las verdaderas intenciones de cada extranjero que ingresa al país. Integrarán este Cuerpo los más eficaces, preparados y con la personalidad necesaria para no dejarse embaucar por viejecitas que ‘vienen a visitar a sus nietos’ o adolescentes que vienen ‘por placer’.
4) No se permitirá el ingreso al país de las personas que no exhiban la siguiente documentación: a) Pasaje de Vuelta comprado y pagado con fecha cerrada. b) Reserva confirmada de hotel o Invitación de un argentino debidamente justificada y aprobada por las autoridades pertinentes. c) Posesión de una suma no menor a $ 2.000.- por día de estadía. d) Pasaporte.
5) El que finalmente pase con su visa de turista, deberá salir del país a los 90 días, so pena de ser ubicado por las autoridades y deportado sin más trámite.

Protegiendo nuestras fronteras, ¡protegemos a los jóvenes!

Atte.

Guido E. Pers

Xenón Fobik

Nota del Autor: Todo esto no es más que una broma, por supuesto, no sea cosa que se moleste nadie. Se desarrolla en América Latina, pero bien podría desarrollarse en África. Pero no me van a negar que un sustito les vendría bien a los gallegos que todavía siguen haciendo sudar sangre a muchos en Barajas.

Mitos sobre las migraciones

En Habitafrica estamos realizando un proceso de reflexión interna sobre lo que supone para nosotros la estrategia de Migraciones y Desarrollo. Para ello, invitamos a algunos amigos y colaboradores como Mathieu Lafréchoux, director de operaciones y partenariados de GRDR, una ONG francesa, socia de la Red Europea de Migraciones y Desarrollo EUNOMAD

Aquí algunos de los tópicos que nos vino a desmontar sobre este tema:

Se dice que:

  •  “La población del norte dice que no podemos acoger toda la miseria del mundo”, pero las migraciones internacionales conciernen a los más ricos de los pobres: se necesita redes, dinero, formación, etc. para realizar el proceso migratorio. Por otro lado, la población en el norte tiene una propensión a migrar 2 veces más grandes que en el Sur. En todo caso, es una parte de dicha miseria
  •  “Los costes de la migración son demasiados grandes”. Los países del Norte son netamente beneficiarios de las migraciones internacionales: la migración en España contribuye a 0.5% del PIB
  •  “Es posible impedir la inmigración aumentando las fronteras y los controles migratorios”. Estas medidas no impiden la migración, pero si incrementan los riesgos: desde 1988 han muerto 17 mil personas en las fronteras europeas (cifras similares a una guerra)
  •  “El desarrollo va a frenar las migraciones”. La historia demuestra que el desarrollo anima la migración. La primera motivación para la migración es social y cultural. Lo económico viene en segundo plano, y el desarrollo supone transferencia de ideas, genera apertura intelectual, voluntad de movimiento, etc.
  • “Los migrantes tienen la responsabilidad de desarrollar su país”. No es su responsabilidad, sino de los estados y del funcionamiento de la sociedad actual. Por otro lado, esta idea preconcebida estigmatiza a las personas, pues se define su identidad únicamente respecto a la localización de origen
  • Importante: el migrante lo es sólo durante el tiempo que está en movimiento, después es ciudadano, consumidor, habitante, ¡y no migrante!
  • A pesar de eso, y aunque es contradictorio, el migrante es un foco de desarrollo de su país de origen, y llega a tener un impacto mayor que los estados y ONG. Al mismo tiempo, en el lugar que vive, es un embajador de su país de origen.

En todo caso, es un debate muy apasionado, que hay que llegar a decisiones aunque sea temporales, para seguir cuestionándose, debatiendo y posicionándose.

¿Qué opináis vosotros?